Buscar en nuestra web

Principales enfermedades -> Rehabilitación -> Artrosis .Tratatamiento rehabilitador de la Artrosis

>Autores

Dña. Ruth Polo hernandez.
Fisioterapeuta.

>Resumen

La artrosis es una enfermedad degenerativa de las articulaciones que produce el desgaste de las articulaciones.

Cuando se produce una alteración del cartílago, su parte más superficial, se hace más blanda y se erosiona. Progresivamente se van desprendiendo fragmentos que originan la inflamación de la membrana sinovial que responde engrosándose y produciendo líquido sinovial menos viscoso y menos lubricante.

>Información general

Cuando se produce una alteración del cartílago, su parte más superficial, se hace más blanda y se erosiona. Progresivamente se van desprendiendo fragmentos que originan la inflamación de la membrana sinovial que responde engrosándose y produciendo líquido sinovial menos viscoso y menos lubricante.

Esta erosión produce la alteración del cartílago articular del hueso opuesto de la propia articulación que comienza a sufrir el mismo proceso. Así, llega un momento en el cual los cartílagos llegan a desaparecer y aparece el dolor. A medida que pasa el tiempo, el hueso reacciona creciendo por los lados (osteofitos) deformando la articulación.

 Hoy en día, la causa de la artrosis es desconocida. Pero existen una serie de factores que favorecen su aparición, como son:

1.      envejecimiento.

2.      Obesidad.

3.      Herencia genética.

4.      lesiones articulares

5.      Sobreuso.

 Los síntomas dependen de la articulación afecta aunque se asemejan en que la progresión del dolor es muy lenta, apareciendo cuando la articulación se mueve y desapareciendo en reposo. Aparece después de largos periodos de descanso y cesa cuando la articulación se calienta.

 Consejos en el tratamiento de la artrosis:

1.      Realizar ejercicio suave para mantener una buena movilidad y bien tonoficada la musculatura (caminar, natación, yoga,…).

2.      La rehabilitación también esmuy recomendable con técnicas analgésicas como masoterapia, estiramientos, movilizaciones pasivas, contracciones isométricas,…

3.      Aplicación de calor o frío local indistintamente para aliviar la rigidez y el dolor.

4.      Evitar mantener una misma posición durante largos períodos de tiempo.

5.      No realizar deportes bruscos ni de sobrecarga de la articulación.

6.      Mantener una dieta equilibrada para evitar el sobrepeso.