Buscar en nuestra web

Principales enfermedades -> Cardiología -> Los efectos del tabaco

>Autores

Cardiología

>Resumen

Hace años que se conoce la relación entre fumar y enfermedades pulmonares como la bronquitis crónica, el enfisema y el cáncer. La mayor parte de la gente aún asocia fumar con problemas respiratorios. Sin embargo, eso no es todo.

Fumar es también una de las principales causas de enfermedades del corazón. Cada año miles de muertes en España se atribuyen a fumar. Casi una tercera parte de estas muertes se debe a enfermedades del corazón y vasculares.

Los fumadores no son los únicos afectados por el humo del tabaco. El humo del tabaco ambiental es un serio problema de salud para los no fumadores, especialmente los niños. Contiene más de 4.000 sustancias químicas, de las que al menos 40 producen cáncer. Los no fumadores que tienen la presión arterial o el colesterol altos tienen más riesgo todavía de desarrollar enfermedades del corazón cuando están expuestos al humo de otros. El humo del tabaco ambiental causa unas 10 veces más muerte por enfermedades cardiovasculares que por cáncer. El riesgo de morir por una enfermedad cardiovascular es un 25% mayor entre la gente expuesta al humo del tabaco ambiental en el hogar o el trabajo. El humo del tabaco ambiental facilita la aparición de infecciones respiratorias en los niños y aumenta la probabilidad de nacimiento de bebés con bajo peso.

La mejor manera de proteger su salud es evitar el humo del tabaco.

>Información general

LOS EFECTOS DE FUMAR

Hace años que se conoce la relación entre fumar y enfermedades pulmonares como la bronquitis crónica, el enfisema y el cáncer. La mayor parte de la gente aún asocia fumar con problemas respiratorios. Sin embargo, eso no es todo.

Fumar es también una de las principales causas de enfermedades del corazón. Cada año miles de muertes en España se atribuyen a fumar. Casi una tercera parte de estas muertes se debe a enfermedades del corazón y vasculares.

Los fumadores no son los únicos afectados por el humo del tabaco. El humo del tabaco ambiental es un serio problema de salud para los no fumadores, especialmente los niños. Contiene más de 4.000 sustancias químicas, de las que al menos 40 producen cáncer. Los no fumadores que tienen la presión arterial o el colesterol altos tienen más riesgo todavía de desarrollar enfermedades del corazón cuando están expuestos al humo de otros. El humo del tabaco ambiental causa unas 10 veces más muerte por enfermedades cardiovasculares que por cáncer. El riesgo de morir por una enfermedad cardiovascular es un 25% mayor entre la gente expuesta al humo del tabaco ambiental en el hogar o el trabajo. El humo del tabaco ambiental facilita la aparición de infecciones respiratorias en los niños y aumenta la probabilidad de nacimiento de bebés con bajo peso.

La mejor manera de proteger su salud es evitar el humo del tabaco.

EL TABACO Y LOS ADOLESCENTES

Cuanto más joven sea una persona cuando empieza a fumar, mayores son los riesgos para su salud en el futuro. A los adolescentes, el riesgo de tener un ataque cardíaco más tarde en la vida les parece remoto. Pero hasta ellos pueden padecer tos, disminución de energía y pulso acelerado como consecuencia de fumar. Si siguen fumando, esas condiciones empeorarán con el tiempo y se convertirán en enfermedades cardíacas o pulmonares crónicas.

La mayor parte de los fumadores empiezan a serlo como adolescentes. Se estima que el 80% de los fumadores empiezan a fumar antes de los 18 años.

EL TABACO Y LA CIRCULACIÓN

El tabaco afecta al corazón y los vasos sanguíneos. La nicotina aumenta temporalmente la presión de la sangre, el ritmo cardíaco, la cantidad de sangre bombeada por el corazón y la circulación de la sangre en las arterias del corazón. Fumar aumenta el riesgo de las personas con presión alta de tener enfermedades cardiovasculares. El monóxido de carbono pasa a la sangre y reduce la cantidad de oxígeno para el corazón y el resto del cuerpo. El humo del tabaco hace que la sangre se coagule más rápido. Los coágulos dañan el sistema cardiovascular.

EL TABACO Y EL ENDURECIMIENTO DE LAS ARTERIAS.

La acumulación de depósitos de grasa en las paredes de las arte rias las hace más estrechas y menos elásticas. Así, el corazón tiene que trabajar más para bombear la sangre por los vasos sanguíneos. Las arterias estrechadas u obstruídas son una de las principales causas de los ataques de corazón. El endurecimiento de las arterias del corazón y de la arteria aorta se presenta más en los fumadores que en los no fumadores y es más grave en los primeros.

EL EFECTO DEL TABACO EN EL COLESTEROL

El colesterol alto es un factor de riesgo para las enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos. Los fumadores que tienen el colesterol alto tienen un riesgo muy elevado de tener enfermedades cardiovasculares. Los fumadores tienen más probabilidades de tener bajo el colesterol HDL (“colesterol bueno”).

FUMAR Y LOS ATAQUES DE CORAZÓN (ANGINA DE PECHO E INFARTO)

Fumar, el humo del tabaco ambiental, la presión arterial alta, el colesterol alto, el exceso de peso, la diabetes y la inactividad física son los factores de riesgo principales para los ataques de corazón. La gente con presión arterial y colesterol altos que fuman tienen un riesgo superior de tener ataques de corazón. Cuanto más fuma una persona mayor es su riesgo de tener una angina de pecho o un infarto. Los fumadores tienen un riesgo más de dos veces superior de tener un ataque de corazón respecto a los no fumadores. Los fumadores con un ataque de corazón tienen menos probabilidades de sobrevivir que los no fumadores. La gente que sigue fumando tras un ataque de corazón tiene más probabilidades de tener otro.

FUMAR Y EL DOLOR DE PECHO

La angina de pecho ocurre cuando el músculo del corazón no recibe suficiente oxígeno en momentos de esfuerzo. Fumar reduce la cantidad de oxígeno que llega al músculo del corazón y hace que éste lata más rápido (lo que aumenta la necesidad de oxígeno). Los fumadores con angina de pecho tienen molestias con el esfuerzo antes de lo normal y con frecuencia deben limitar sus actividades.

EL TABACO Y LA PÍLDORA ANTICONCEPTIVA

Las mujeres fumadoras que toman anticonceptivos tienen un riesgo mayor de tener ataques de corazón que las no fumadoras.

CIGARRILLOS BAJOS EN NICOTINA Y ALQUITRÁN

No hay cigarrillo seguro. No existe ninguna evidencia de que los cigarrillos bajos en nicotina y alquitrán reduzcan el riesgo de tener una enfermedad cardiovascular. Muchos fumadores que han pasado a estos cigarrillos fuman más e inhalan más profundamente para compensar la reducción de nicotina, con lo que reciben más sustancias dañinas y aumenta el riesgo de enfermar.

¿POR QUÉ TENDRÍA QUE DEJAR DE FUMAR AHORA?

No importa cuánto o desde cuándo fuma. Al dejar de fumar, su riesgo de enfermar del corazón comienza a disminuir. Un año después, su riesgo de muerte por un ataque de corazón se reduce a la mitad. Debe dejar de fumar antes de que aparezcan las enfermedades del corazón. Cuando se han presentado ya, pasarán 15 años para que su riesgo de tener un ataque de corazón sea tan bajo como el de una persona que nunca ha fumado. No espere hasta tener una enfermedad del corazón para dejar de fumar. ¡DEJE DE FUMAR YA!