Buscar en nuestra web

Principales enfermedades -> Oncología -> Cáncer de Mama. Lo que necesita saber III

>Autores

Este folleto del Instituto Nacional del Cáncer (NCI)

>Resumen

Cáncer de seno recurrente
Cáncer recurrente es cáncer que ha regresado (recurrido) después de haber recibido tratamiento. El tratamiento para enfermedad recurrente depende principalmente del sitio y extensión del cáncer y del tipo de tratamiento que tuvo antes la mujer.

>Información general

Cáncer de seno recurrente

Cáncer recurrente es cáncer que ha regresado (recurrido) después de haber recibido tratamiento. El tratamiento para enfermedad recurrente depende principalmente del sitio y extensión del cáncer y del tipo de tratamiento que tuvo antes la mujer.

Si el cáncer de seno regresa al seno (y no a otro lugar) después de cirugía conservadora de seno, la mujer puede tener una mastectomía. Hay buenas posibilidades de que la enfermedad no regresará a alguna otra parte.

Si el cáncer regresa a otras partes del cuerpo, el tratamiento puede incluir quimioterapia, terapia hormonal o terapia biológica. La radioterapia puede ayudar a controlar el cáncer que recurre en los músculos del pecho o en algunas otras áreas del cuerpo.

Como con cáncer de seno en etapa IV, el tratamiento rara vez puede curar el cáncer que regresa afuera del seno. Los cuidados paliativos son con frecuencia una parte importante del plan de tratamiento. Muchas pacientes reciben cuidados paliativos para aliviar sus síntomas mientras están en tratamiento contra el cáncer para hacer más lento el progreso de la enfermedad. Algunas reciben sólo cuidados paliativos para mejorar su calidad de vida al aliviar el dolor, las náuseas y otros síntomas.

Estudios clínicos

Las mujeres con cáncer de seno querrán hablar con sus médicos sobre la participación en un estudio clínico, un estudio de investigación sobre formas nuevas de tratar el cáncer y prevenir la recurrencia. Los estudios clínicos son una opción importante para muchas mujeres. Hay estudios a disposición para todas las etapas de cáncer de seno. Las pacientes que participan en estudios tienen la primera oportunidad de beneficiarse de nuevos tratamientos que se han mostrado prometedores en investigaciones iniciales. La sección sobre "La promesa de la investigación del cáncer" tiene más información acerca de la investigación actual sobre tratamientos. Dice cómo puede la mujer o su médico obtener información sobre estudios que sean apropiados para ella.

Efectos secundarios del tratamiento de cáncer

Ya que el tratamiento del cáncer tiene la posibilidad de dañar células y tejidos sanos, los efectos secundarios indeseados son frecuentes. Efectos secundarios específicos dependen principalmente del tipo y extensión del tratamiento. Los efectos secundarios pueden no ser los mismos para cada mujer, ni siquiera para mujeres que tienen los mismos tratamientos. Y los efectos secundarios de una mujer pueden cambiar de una sesión de tratamiento a la otra. El proveedor de servicios médicos explicará los efectos secundarios posibles del tratamiento y cómo manejarlos.

Cirugía

La cirugía causa dolor y sensibilidad por corto tiempo en el área de la operación. Antes de la cirugía, las mujeres querrán platicar con su proveedor de cuidados de la salud acerca del control del dolor. Cualquier tipo de cirugía lleva consigo un riesgo de infección, sangrado u otros problemas. Las mujeres que desarrollan cualquier problema deberán comunicarlo inmediatamente a su proveedor de cuidados para la salud.

La extirpación de un seno o de ambos puede causar que la mujer sienta que le falta equilibrio, especialmente si tiene senos grandes. Esta falta de equilibrio puede causar molestia en su cuello y espalda. También, es posible que la piel del área en donde estaba el seno se sienta estirada. Los músculos del brazo y hombro pueden sentirse tiesos y débiles, pero estos problemas generalmente son pasajeros. El médico, la enfermera o el fisioterapeuta pueden recomendar ejercicios que ayuden a que la mujer recupere el movimiento y la fuerza en su brazo y hombro.

Ya que los nervios pueden haberse lesionado o cortado durante la cirugía, la mujer puede tener entumecimiento y hormigueo en el pecho, axila, hombro y brazo. Estas sensaciones generalmente desaparecen en unas pocas semanas o meses, pero para algunas mujeres el entumecimiento no desaparece.

Linfedema

Al extirpar los ganglios linfáticos de la axila se hace que el flujo de linfa sea lento. El fluido puede acumularse en el brazo y la mano y causar hinchazón (linfedema). Este problema puede presentarse inmediatamente después de la cirugía o meses y aun años más tarde. La mujer necesita proteger el brazo y la mano del lado afectado por el resto de su vida. Ella necesitará:

  • Evitar usar ropa estrecha o joyas en el brazo afectado
  • Llevar la bolsa o equipaje con el otro brazo
  • Usar un rasurador eléctrico para evitar cortadas al rasurarse la axila
  • Tener inyecciones, análisis de sangre y tomarse la presión arterial con el otro brazo
  • Usar guantes para proteger sus manos al trabajar en el jardín y al usar un detergente fuerte
  • Hacerse la manicura con cuidado y evitar cortar la cutícula
  • Evitar quemarse el brazo y la mano afectados y evitar las quemaduras del sol

La mujer deberá preguntar al médico cómo tratar cualquier cortada, picaduras de insectos, quemaduras del sol u otras lesiones del brazo o de la mano. También, deberá ponerse en contacto con el médico si se lesiona ese brazo o mano, si se hinchan o se ponen rojos y calientes.

Si se presenta linfedema, el médico puede sugerir ejercicios y otras formas de tratar este problema. Por ejemplo, algunas mujeres con linfedema usan una manga elástica para mejorar la circulación de la linfa. El médico puede también sugerir otras soluciones, como medicamentos, drenaje manual de la linfa (masaje) o el uso de una máquina que comprime suavemente el brazo. La paciente puede ser referida a un fisioterapeuta o a otro especialista.

Radioterapia.

Durante la radioterapia, las mujeres con cáncer de seno pueden sentirse cansadas, especialmente cuando el tratamiento está por terminar. Esta sensación puede continuar por un tiempo después de haber terminado el tratamiento. El descanso es importante, pero los médicos generalmente aconsejan a sus pacientes que traten de ser tan activas como les sea posible.

Es también común que la piel del área tratada se ponga roja, seca, sensible y que sienta comezón. El seno puede sentirse pesado y aprétado. Estos problemas desaparecerán con el tiempo. Cuando el tratamiento está por terminar, la piel puede ponerse húmeda y sudorosa. La exposición de esta área al aire tanto como sea posible puede ayudar a que sane la piel.

Ya que el sostén y otros tipos de ropa pueden rozar la piel y causar irritación, es posible que las mujeres quieran usar ropa suelta de algodón durante este tiempo. Un cuidado delicado de la piel es importante en este período, y las mujeres deberán consultar con su médico antes de usar desodorantes, lociones o cremas en el área tratada. Estos efectos de radioterapia sobre la piel son pasajeros, y el área se cura gradualmente una vez que ha terminado el tratamiento. Sin embargo, es posible que haya un cambio permanente en el color de la piel.

Quimioterapia

Como la radiación, la quimioterapia afecta las células normales así como las cancerosas. Los efectos secundarios de la quimioterapia dependen principalmente de los fármacos específicos y de la dosis. En general, los fármacos contra el cáncer afectan las células que se dividen con rapidez, especialmente:

  • Células de la sangre: Estas células combaten las infecciones, ayudan a la sangre para que coagule y llevan oxígeno a todas las partes del cuerpo. Cuando las células de la sangre son afectadas, las pacientes tienen más probabilidades de contraer infecciones, pueden sangrar o magullarse con facilidad y pueden sentirse muy débiles y muy cansadas.
  • Células en las raíces del pelo: La quimioterapia puede llevar a la pérdida del pelo. El pelo crece de nuevo, pero el pelo nuevo puede ser algo diferente en color y textura.
  • Células que revisten el tracto digestivo: La quimioterapia puede causar falta de apetito, náuseas y vómitos, diarrea, o llagas en la boca y labios. Muchos de estos efectos secundarios pueden controlarse con medicamentos.

Algunos fármacos contra el cáncer pueden dañar los ovarios. Si los ovarios dañados dejan de producir hormonas, la mujer puede tener síntomas de menopausia, como sofocos o bochornos y sequedad vaginal. Sus periodos menstruales pueden hacerse irregulares o pueden cesar, y ella puede hacerse infértil (incapaz de embarazarse). Para mujeres mayores de 35 años, es posible que la infertilidad sea permanente.

Por otra parte, si una mujer sigue siendo fértil durante la quimioterapia, es posible que se embarace. Ya que no se conocen los efectos de la quimioterapia en el feto, la mujer querrá hablar con su médico sobre control de la natalidad antes de que empiece el tratamiento.

Aunque los efectos secundarios a largo plazo son bastante raros, ha habido casos en los que el corazón se debilita. También, han ocurrido segundos cánceres, como la leucemia (cáncer de las células de la sangre), en pacientes que habían tenido quimioterapia.

Terapia hormonal

Los efectos secundarios de la terapia hormonal dependen en gran parte del fármaco específico o tipo de tratamiento. El tamoxifeno es el tratamiento hormonal más común. Bloquea los efectos del estrógeno en las células. No todas las mujeres que toman tamoxifeno tienen efectos secundarios. En general, los efectos secundarios del tamoxifeno son semejantes a algunos de los síntomas de la menopausia. Los efectos secundarios más comunes son los sofocos o bochornos y la secreción vaginal. Algunas mujeres experimentan periodos menstruales irregulares, dolores de cabeza, fatiga, náuseas, vómitos, sequedad o comezón vaginal, irritación de la piel alrededor de la vagina y erupciones de la piel.

Las mujeres que están menstruando todavía pueden embarazarse cuando toman tamoxifeno. El tamoxifeno puede dañar al bebé por nacer. Deberán discutir métodos de control de natalidad con su médico antes de tomar tamoxifeno.

Son raros los efectos secundarios graves del tamoxifeno. Sin embargo, puede causar coágulos de sangre en las venas, especialmente en las piernas y en los pulmones. En un número reducido de mujeres, el tamoxifeno puede aumentar ligeramente el riesgo de ataque cerebral. También, puede causar cáncer que aparece en el revestimiento o pared muscular del útero. Cualquier sangrado vaginal inusual deberá informarse al médico. El médico puede hacer un examen de la pelvis, así como una biopsia del revestimiento del útero u otras pruebas.

Si la terapia hormonal que se usa es cirugía para extirpar los ovarios, la mujer experimentará la menopausia inmediatamente. Es posible que los efectos secundarios sean más graves que los problemas relacionados con una menopausia natural. El proveedor de cuidados para la salud puede sugerir medios para superar estos efectos secundarios.

Terapia biológica

La Herceptina es la terapia biológica usada para tratar a algunas mujeres con cáncer de seno que se ha diseminado. Los efectos secundarios que ocurren más comúnmente durante el primer tratamiento con Herceptina son fiebre y escalofríos. Otros efectos secundarios posibles son dolor, debilidad, náuseas, vómitos, diarrea, dolores de cabeza, dificultad para respirar y erupciones de la piel. Estos efectos secundarios se hacen generalmente menos graves después del primer tratamiento.

La Herceptina puede también causar daño al corazón, lo cual puede llevar a insuficiencia cardiaca. También puede afectar los pulmones, causando problemas para respirar que requieren atención médica inmediata. Antes de tomar Herceptina, el proveedor de cuidados para la salud examina a la mujer para problemas de corazón y pulmones. Durante el tratamiento, el proveedor de cuidados para la salud vigila los signos de problemas del corazón y pulmones.

Medicina complementaria y alternativa

Algunas mujeres con cáncer de seno usan métodos de curación de medicina complementaria y alternativa para reducir el estrés o los efectos secundarios y síntomas:

  • Un método se llama en general medicina complementaria cuando se usa además de los tratamientos prescritos por el médico.
  • Un método se llama medicina alternativa cuando se usa en vez del tratamiento estándar.

Algunos tipos comunes de medicina complementaria y alternativa son la acupresión, la acupuntura, la terapia de masajes, productos herbarios, vitaminas o dietas especiales, visualización, meditación y curación espiritual. Muchas mujeres informan que tales métodos les hacen sentir mejor.

Sin embargo, algunos tipos de medicina complementaria y alternativa pueden interferir con los tratamientos ordenados por el médico o pueden ser dañinos cuando se usan con esos tratamientos. Antes de tratar cualquiera de esas terapias, la mujer deberá discutir sus beneficios y riesgos posibles con su médico.

Algunos tipos de medicina complementaria y alternativa pueden ser caros. El seguro médico puede no cubrir el costo.

Reconstrucción del seno

Algunas mujeres que necesitan una mastectomía deciden tener reconstrucción del seno, ya sea al mismo tiempo que la mastectomía o más tarde. Otras mujeres prefieren usar una forma de seno (prótesis). Y otras deciden hacer nada. Todas estas opciones tienen ventajas y desventajas, y lo que está bien para una mujer puede no estarlo para otra. Lo que es importante es que casi todas las mujeres que reciben tratamiento para cáncer de seno tienen opciones. La mujer que piense en la reconstrucción del seno deberá consultar con un cirujano plástico antes de la mastectomía, aun cuando la reconstrucción se haga más tarde.

Varios procedimientos se usan para reconstruir el seno. Algunas mujeres escogen hacerse implantes (ya sea de solución salina o de silicón). La Food and Drug Administration (FDA) ha estado revisando la seguridad de los implantes de seno de silicón por varios años. Las mujeres interesadas en tener implantes de silicón deberán hablar con su médico sobre los resultados de la FDA y sobre la disponibilidad de los implantes de silicón.

La mujer puede también tener reconstrucción del seno con tejido que se trasplanta de otra parte de su cuerpo. Piel, músculo y grasa pueden trasplantarse al pecho del abdomen inferior, la espalda o nalgas. El cirujano plástico usa este tejido para crear la forma del seno.

Cuál tipo de reconstrucción es mejor depende de la edad de la mujer, del tipo de su cuerpo y del tipo de cirugía que haya tenido. El cirujano plástico puede explicar los riesgos y beneficios de cada tipo de reconstrucción.

La mujer querrá hacer estas preguntas a su médico sobre reconstrucción del seno:

  • ¿Cuál es la información más reciente acerca de la seguridad de los implantes de seno de silicón?
  • ¿Qué tipo de cirugía me daría los mejores resultados? ¿Cómo me veré después?
  • ¿Cuándo puede comenzar la reconstrucción del seno?
  • ¿Cuántas operaciones necesitaré?
  • ¿Cuáles son los riesgos al momento de la cirugía? ¿Más tarde?
  • ¿Habrá cicatrices? ¿En dónde? ¿Cómo se verán?
  • Si se usa piel, músculo y grasa de otra parte de mi cuerpo, ¿habrá cambios permanentes en donde se quitó el tejido?
  • ¿Qué actividades deberé evitar? ¿Cuándo puedo regresar a mis actividades normales?
  • ¿Necesitaré cuidados de seguimiento?
  • ¿Cuánto costará la reconstrucción? ¿Pagará por ella mi seguro médico?

El Servicio de Información sobre el Cáncer en el teléfono 1-800-4-CANCER puede sugerir otras fuentes de información sobre reconstrucción de seno.

Recuperación

Los proveedores de cuidados para la salud ponen todo lo que está de su parte para ayudar a las mujeres con cáncer de seno a que regresen a sus actividades normales tan pronto como sea posible. La recuperación es diferente para cada mujer, dependiendo del tipo de tratamiento, de si la enfermedad se ha diseminado y de otros factores.

El hacer ejercicio del brazo y hombro después de la cirugía puede ayudar a que la mujer recupere el movimiento y la fuerza en estas áreas. Esto puede también reducir el dolor y la rigidez del cuello y espalda. Ejercicios especiales pueden empezar tan pronto como el médico diga que la mujer está lista, con frecuencia uno o dos días después de la cirugía. El ejercicio comienza poco a poco y con suavidad, y se puede hacer hasta en la cama. Esto se hace a menudo bajo la dirección de un fisioterapeuta. Con el tiempo, los ejercicios pueden ser más activos. El ejercicio regular puede entonces formar parte de la rutina normal de la mujer. (Las mujeres que tienen una mastectomía y reconstrucción inmediata de seno necesitan ejercicios especiales que el proveedor de cuidados para la salud podrá explicar).

Con frecuencia, el hacer ciertos ejercicios y descansar con el brazo sostenido en una almohada pueden prevenir o reducir el linfedema después de la cirugía. La información sobre la prevención y tratamiento del linfedema está en la sección de "Efectos secundarios".

Puede encontrarse más información sobre recuperación en el folleto del NCI Siga adelante: la vida después del tratamiento del cáncer.

Cuidados de seguimiento

Los exámenes regulares son importantes después del tratamiento de cáncer de seno. Aun cuando parezca que el cáncer haya sido destruido o extirpado completamente, la enfermedad a veces regresa porque quedaron sin detectar células cancerosas en algún lugar del cuerpo después del tratamiento. El proveedor de cuidados para la salud vigilará la recuperación y revisará que no haya recurrencia del cáncer. Las visitas regulares al médico aseguran que se toman en cuenta los cambios en la salud.

La mujer que haya tenido cáncer en un seno deberá informar inmediatamente a su médico de cualquier cambio en el área tratada o en el otro seno. También, la mujer deberá informar de cualquier problema físico, como dolor, falta de apetito o pérdida de peso, cambios en su ciclo menstrual, sangrado desacostumbrado de la vagina o una visión borrosa. Ella deberá también informar de dolores de cabeza, mareos, falta de aliento, tos o ronquera, dolores de espalda o problemas digestivos que parecen anormales o que no se quitan. Algunos problemas pueden presentarse meses o años después del tratamiento. Pueden significar que el cáncer ha regresado, pero pueden también ser síntomas de muchos otros problemas de salud. Es importante compartir estas preocupaciones con el proveedor de cuidados para la salud para que los problemas puedan ser diagnosticados y tratados tan pronto como sea posible.

El seguimiento consiste generalmente en el examen de los senos, el pecho, el cuello y las áreas de las axilas. Ya que la mujer que ha tenido cáncer de seno tiene el riesgo de padecer cáncer de nuevo, ella deberá hacerse mamografías de lo que haya quedado del seno y del seno opuesto. Sin embargo, generalmente no se necesita una mamografía del seno reconstruido. Algunas veces el médico puede ordenar otros procedimientos de imágenes o pruebas de laboratorio.