Buscar en nuestra web

Principales enfermedades -> Aparato Digestivo -> Higado Graso (Esteatosis hepática).

>Autores

Dr. D. Juan Pascual Turrión.
Médico del Servicio de Aparato digestivo del Hospital la Paz de Madrid.

>Resumen

El hígado graso o ESTEATOSIS HEPATICA consiste en la acumulación de grasa en el interior de las células hepáticas. Habitualmente se trata de un proceso benigno, que no provoca ningún daño hepático y la forma más exacta de diagnosticarla es a través de la obtención de una muestra de tejido hepático, lo que se denomina biopsia hepática, y examinarla a través del microscopio.

>Información general

CAUSAS
Las causas que se asocian con más frecuencia a la presencia de hígado graso son el sobrepeso, la obesidad, la diabetes mellitus, el aumento del colesterol y el consumo de cantidades elevadas de alcohol.
El hígado graso también acontece en las dietas deficientes, pacientes sometidos a cirugía derivativa intestinal para el tratamiento de la obesidad, y en la administración de ciertos fármacos, especialmente, los corticoides y antitumorales. Un paciente tiene un hígado graso cuando la grasa se encuentra en al menos un 10 % de la superficie hepática. Por otro lado, comer comidas grasas por sí solo no produce hígado graso.
El hígado graso, habitualmente, no se asocia con ningún otro trastorno hepático, tales como, fibrosis o inflamación. Es un hallazgo común, tal y como se ha dicho, en los pacientes con sobrepeso, obesidad y en la diabetes mellitus.
El consumo elevado de alcohol también puede provocar una inflamación del hígado (hepatitis alcohólica) y/o cirrosis hepática y requiere hacer el diagnóstico diferencial con la esteatohepatitis no alcohólica, según la historia del paciente.
Los posibles mecanismos por los cuales se observa la presencia de hígado graso incluirían el posible traspaso de grasa desde otras partes del cuerpo, o a un aumento en la extracción de la grasa presente en el hígado desde el intestino. Otra explicación seria que la grasa acumulada por el hígado es incapaz de transformarse a otras formas que puedan ser eliminadas.
DIAGNÓSTICO
El hígado graso normalmente se sospecha ante un paciente con las enfermedades o condiciones que se han descrito anteriormente. El paciente puede presentar en la exploración un hígado aumentado de tamaño o bien una elevación moderada de las transaminasas. En este sentido, varios estudios han demostrado que el hígado graso es una de las principales causas de elevación moderada de las enzimas hepáticas cuando se practica un examen de salud rutinario.
Para hacer el diagnóstico de hígado graso el médico primeramente descartará otras posibles causas de enfermedad hepática crónica, especialmente las debidas al abuso de alcohol. Para hacer el diagnóstico son especialmente importantes las pruebas de imagen tales como la ecografía hepática, la tomografía axial computarizada (TAC) o la resonancia magnética. A través de la ecografía, el hígado graso muestra un aspecto brillante y con el TAC el hígado graso se mostrará menos denso que el hígado normal.

TRATAMIENTO
El tratamiento del hígado graso consiste en controlar la causa que provoca su aparición. Es importante recordar que el hígado graso, por sí sólo, no requiere ningún tipo de tratamiento, ya que no acostumbra a cursar con lesión grave. Así, los pacientes obesos con hígado graso tendrán que reducir o perder el exceso de grasa que tienen en las células hepáticas, así como, en el resto de las células del cuerpo, de manera que es primordial lograr una pérdida de peso importante CON EJERCICIO CONSTANTE. Un buen control de la diabetes mellitus a través de la dieta, fármacos o insulina, también es elemental para hacer descender el contenido de grasa acumulada en el hígado.

 


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.