Buscar en nuestra web

Principales enfermedades -> Aparato Digestivo -> Cáncer de colon. Lo que usted necesita saber II

>Autores

Instituto Nacional del Cancer USA.
www.cancer.gov

>Resumen

Cancer de colon. Lo que usted necesita saber II

>Información general

Diagnóstico

Si una persona tiene signos o síntomas de cáncer colorrectal, el médico necesita determinar si se deben a cáncer o a alguna otra causa. El médico pregunta los antecedentes médicos personales y familiares, y puede hacer un examen físico. Es posible que la persona se haga una de las pruebas descritas en la sección: "Exámenes selectivos de detección".

Si el examen físico y los resultados de las pruebas no sugieren que hay cáncer, el médico puede decidir que ya no son necesarios otros exámenes y que no se necesita un tratamiento. Sin embargo, el médico puede recomendar un programa para hacerse exámenes.

Si los exámenes muestran un área anormal (como un pólipo), es posible que sea necesaria una biopsia para buscar células cancerosas. Con frecuencia, el tejido anormal se puede extirpar durante la colonoscopia o la sigmoidoscopia. Un patólogo revisa el tejido y busca células cancerosas usando un microscopio.

Se podrán hacer estas preguntas al médico antes de tener una biopsia:
  • ¿Cómo se hará la biopsia?
  • ¿Tendré que ir al hospital para la biopsia?
  • ¿Cuánto tiempo tomará? ¿Estaré despierto? ¿Dolerá?
  • ¿Existe algún riesgo? ¿Qué posibilidades hay de infección o de hemorrragia después de la biopsia?
  • ¿Cuánto tardaré en recuperarme? ¿Cuándo podré regresar a una dieta normal?
  • ¿Cuándo sabré los resultados?
  • Si tengo cáncer, ¿quién hablará conmigo sobre los siguientes pasos? ¿Cuándo?

Estadificación

Si la biopsia muestra que hay cáncer presente, el médico necesita saber la extensión (etapa o estadio) de la enfermedad para planear el mejor tratamiento. La etapa está basada en si el tumor ha invadido tejidos cercanos, si el cáncer se ha diseminado y, si es así, a qué partes del cuerpo. La estadificación puede comprender algunas de las pruebas y procedimientos siguientes:

  • Análisis de sangre: El médico busca el antígeno carcinoembrionario (CEA) y otras sustancias en la sangre. Algunas personas que tienen cáncer colorrectal u otras enfermedades tienen un nivel elevado de este antígeno.
  • Colonoscopia: Si la colonoscopia no se hizo para diagnóstico, el médico examina todo el colon y el recto con un colonoscopio y busca otras áreas anormales.
  • Ecografía del interior del recto: Una sonda de ultrasonido se inserta en el recto. La sonda emite ondas de sonido que no se pueden oír. Las ondas rebotan en los tejidos del recto y tejidos cercanos, y una computadora usa los ecos para crear una imagen. La imagen muestra la profundidad con la que ha crecido un tumor del recto o si el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos o a otros tejidos cercanos.
  • Radiografías del pecho: Las radiografías del pecho pueden mostrar si el cáncer se ha diseminado a los pulmones.
  • Escanograma de tomografía computarizada, TAC: Una máquina de rayos X conectada a una computadora toma una serie de imágenes detalladas de áreas internas del cuerpo. Es posible que se dé una inyección de medio de contraste al paciente. Los tumores en el hígado, pulmones o en otro lugar del cuerpo se pueden ver en el escanograma.

El médico puede también usar otras pruebas (como imágenes de resonancia magnética, IRM) para ver si el cáncer se ha diseminado. Algunas veces la estadificación no es completa hasta que no se haga la cirugía para extirpar el tumor en el paciente. (La cirugía para cáncer colorrectal se describe en la sección: "Tratamiento").

Los médicos describen el cáncer colorrectal con las etapas o estadios siguientes:

  • Etapa 0: El cáncer se encuentra sólo en el revestimiento más interno del colon o recto. Carcinoma in situ es otro nombre para cáncer colorrectal en etapa 0.
  • Etapa I: El cáncer ha crecido dentro de la pared interior del colon o recto. El tumor no ha llegado a la pared exterior del colon o no se ha extendido fuera del colon. Etapa A de Duke es otro nombre para Etapa I de cáncer colorrectal.
  • Etapa II: El tumor se extiende con más profundidad dentro de la pared del colon o del recto o a través de ella. Es posible que haya invadido tejido cercano, pero las células cancerosas no se han diseminado a los ganglios linfáticos. Etapa B de Duke es otro nombre para Etapa II de cáncer colorrectal.
  • Etapa III: El cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos cercanos, pero no a otras partes del cuerpo. Etapa C de Duke es otro nombre para Etapa III de cáncer colorrectal.
  • Etapa IV: El cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo, como al hígado o pulmones. Etapa D de Duke es otro nombre para Etapa IV de cáncer colorrectal.
  • Cáncer recurrente: Este es cáncer que ha sido tratado y que ha regresado después de un período de tiempo en el que no podía ser detectado. La enfermedad puede regresar al colon o al recto o a otra parte del cuerpo.

Tratamiento

Obtención de una segunda opinión
Preparación para el tratamiento
Métodos de tratamiento
Cirugía
Quimioterapia
Radioterapia
Tratamiento para cáncer de colon
Tratamiento para cáncer de recto

Muchas personas con cáncer colorrectal quieren participar activamente en la toma de decisiones sobre su atención médica; quieren saber lo más posible acerca de su enfermedad y sus opciones de tratamiento. Sin embargo, el choque y la tensión nerviosa después de un diagnóstico de cáncer pueden hacer difícil pensar en todo lo que se puede preguntar al médico. A menudo, ayuda hacer una lista de las preguntas antes de una cita. Para ayudarse a recordar lo que dice el médico, se pueden tomar notas o preguntar si se puede usar una grabadora. Algunas personas también quieren que les acompañe un familiar o amigo cuando hablen con el médico, para que participe en la discusión, tome notas, o solo para que escuche.

El médico puede referir a la persona con cáncer colorrectal a un especialista, o el paciente puede pedir una referencia. Los especialistas que tratan cáncer colorrectal son los gastroenterólogos (médicos que se especializan en enfermedades del sistema digestivo), cirujanos, oncólogos médicos y oncólogos radiólogos.

Obtención de una segunda opinión

Antes de empezar el tratamiento, las personas con cáncer colorrectal querrán una segunda opinión sobre su diagnóstico y opciones de tratamiento. Algunas compañías de seguro requieren una segunda opinión; es posible que otras cubran una segunda opinión si el paciente o el médico la solicitan. Se puede llevar algún tiempo y esfuerzo en reunir el expediente médico y hacer arreglos para ver a otro médico. En general, tomarse varias semanas para obtener una segunda opinión no hace que el tratamiento sea menos efectivo. En algunos casos, sin embargo, las personas con cáncer colorrectal necesitan atención inmediata.

Preparación para el tratamiento

El médico desarrolla un plan de tratamiento que se acomode a las necesidades de cada paciente. El tratamiento para cáncer colorrectal depende principalmente de la ubicación del tumor en el colon o recto y de la etapa de la enfermedad. El médico puede describir las opciones de tratamiento y los resultados esperados.

Tal vez se querrán hacer estas preguntas al médico antes de empezar el tratamiento:
  • ¿Cuál es el estadio o etapa de la enfermedad?
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento? ¿Cuál me recomienda? ¿Recibiré más de un tipo de tratamiento?
  • ¿Cuáles son los beneficios esperados de cada tipo de tratamiento?
  • ¿Cuáles son los riesgos y los efectos secundarios posibles de cada tratamiento? ¿En qué forma se pueden controlar esos efectos secundarios?
  • ¿En qué forma afectará el tratamiento mis actividades normales? ¿Es posible que tenga problemas urinarios? ¿Y problemas intestinales, como diarrea o sangrado del recto? ¿Es posible que el tratamiento afecte mi vida sexual?
  • ¿Cuánto costará el tratamiento? ¿Cubre mi plan de seguro médico este tratamiento?
  • ¿Sería apropiado para mí un estudio clínico (estudio de investigación)?

No es necesario hacer todas las preguntas a un tiempo. Habrá otras oportunidades para pedir al médico que explique algunas cosas que no están claras y para pedir más información.

Métodos de tratamiento

El tratamiento para cáncer colorrectal puede incluir cirugía, radioterapia o quimioterapia. Algunas personas tienen una combinación de tratamientos. Estos tratamientos se describen más adelante.

El cáncer de colon algunas veces se trata en forma diferente del cáncer de recto. Los tratamientos para el cáncer de colon y recto se describen por separado más adelante.

En cualquier etapa de cáncer colorrectal, hay tratamientos a disposición para controlar el dolor y otros síntomas, para aliviar los efectos secundarios de la terapia y para mitigar problemas emocionales y prácticos. Este tipo de tratamiento se llama cuidados médicos de apoyo, control de síntomas o cuidados paliativos.

El paciente con cáncer colorrectal querrá hablar con el médico sobre la participación en un estudio clínico, un estudio de investigación de nuevos métodos de tratamiento. La sección sobre "La promesa de la investigación del cáncer" tiene más información sobre estudios clínicos.

Cirugía

La cirugía es el tratamiento más común para cáncer colorrectal. Es un tipo de terapia local. Trata el cáncer en el colon o recto y el área cercana al tumor.

Un pólipo maligno pequeño puede ser extirpado del colon o del recto superior con un colonoscopio. Algunos tumores pequeños del recto inferior pueden ser extirpados por el ano sin colonoscopio.

Para un tumor canceroso más grande, el cirujano hace una incisión en el abdomen para extirpar el tumor y parte de colon o recto sanos. Es posible que se extirpen también algunos ganglios linfáticos cercanos. El cirujano revisa el resto del intestino y el hígado para comprobar que el cáncer no se haya diseminado.

Cuando se extirpa una parte del colon o del recto, el cirujano puede ordinariamente volver a conectar las partes sanas. Sin embargo, algunas veces no es posible la reconexión. En este caso, el cirujano crea un nuevo camino para que la materia fecal salga del cuerpo. El cirujano hace una abertura (un estoma) en la pared del abdomen, conecta el extremo superior del intestino al estoma, y cierra el otro extremo. La operación para crear el estoma se llama colostomía. Una bolsa plana se ajusta sobre el estoma para recoger la materia fecal, y un adhesivo la mantiene en su lugar.

Para la mayoría de las personas a las que se les hace una colostomía, esto es temporal. Es necesaria sólo mientras sana el colon o el recto de la cirugía. Cuando ya ha sanado, el cirujano vuelve a conectar las partes del intestino y cierra el estoma. Algunas personas, especialmente quienes tienen un tumor en la parte inferior del recto, necesitan una colostomía permanente. Las secciones sobre "Efectos secundarios del tratamiento" y sobre "Rehabilitación" tienen más información sobre la colostomía.

Los pacientes querrán hacer las siguientes preguntas al médico antes de someterse a cirugía:
  • ¿Qué tipo de operación me recomienda?
  • ¿Es necesario extirpar algunos de mis ganglios linfáticos? ¿Se extirparán otros tejidos? ¿Por qué?
  • ¿Cuáles son los riesgos de la cirugía? ¿Tendré efectos secundarios permanentes?
  • ¿Necesitaré una colostomía? Si es así, ¿será permanente?
  • ¿Cómo me sentiré después de la operación?
  • Si tengo dolor, ¿cómo será controlado?
  • ¿Cuánto tiempo estaré en el hospital?
  • ¿Cuándo puedo regresar a mis actividades normales?

Quimioterapia

La quimioterapia usa fármacos anticancerosos para destruir células cancerosas. Esto se llama terapia sistémica porque entra en el torrente de la sangre y puede afectar las células cancerosas en todo el cuerpo.

El paciente puede recibir quimioterapia sola o combinada con cirugía, radioterapia, o ambas. La quimioterapia que se da antes de la cirugía se llama terapia neoadyuvante. La quimioterapia antes de la cirugía puede encoger un tumor grande.

Quimioterapia después de la cirugía se llama terapia adyuvante. La terapia adyuvante se administra para destruir cualquier célula cancerosa que haya quedado y para impedir que recurra o regrese el cáncer al colon, al recto, o a otro lugar.

La quimioterapia se usa también para dar tratamiento a personas con enfermedad avanzada.

Los fármacos anticancerosos se administran ordinariamente por la vena, aunque algunos pueden darse también por la boca. El paciente puede recibir tratamiento en la sección ambulatoria del hospital, en el consultorio del médico o en casa. En raras ocasiones, puede necesitarse la estancia en el hospital.

Los pacientes querrán hacer las siguientes preguntas al médico antes de recibir quimioterapia:
  • ¿Por qué necesito este tratamiento?
  • ¿Cuáles fármacos tomaré?
  • ¿Cómo funcionan los fármacos?
  • ¿Cuáles son los beneficios esperados del tratamiento?
  • ¿Cuáles son los riesgos y los efectos secundarios posibles del tratamiento? ¿Qué puedo yo hacer?
  • ¿Cuándo empezará el tratamiento? ¿Cuándo terminará?
  • ¿Cómo afectará el tratamiento mis actividades normales?

Radioterapia

La radioterapia es terapia local. Usa rayos de alta energía para destruir las células cancerosas. Afecta las células cancerosas sólo en el área tratada.

Los médicos usan dos tipos de radioterapia para tratar el cáncer. Algunas veces los pacientes reciben ambos tipos:

  • Radiación externa: La radiación procede de una máquina. La mayoría de los pacientes van al hospital o clínica para su tratamiento, generalmente 5 días a la semana durante varias semanas. En algunos casos, se administra radiación externa durante la cirugía.
  • Radiación interna (radiación por implante): La radiación procede de material radiactivo puesto en tubos delgados colocados directamente dentro del tumor o cerca de él. El paciente permanece en el hospital, y los implantes se dejan, por lo general, colocados durante varios días. Se remueven ordinariamente antes de que el paciente regrese a casa.

Los pacientes querrán hacer las siguientes preguntas al médico antes de recibir radioterapia:
  • ¿Por qué necesito este tratamiento?
  • ¿Cuáles son los riesgos y los efectos secundarios de este tratamiento?
  • ¿Hay algunos efectos a largo plazo?
  • ¿Cuándo empezarán los tratamientos? ¿Cuándo terminarán?
  • ¿Cómo me sentiré durante la terapia?
  • ¿Qué puedo hacer para cuidarme durante la terapia?
  • ¿Puedo continuar mis actividades normales?

Tratamiento para cáncer de colon

La mayoría de los pacientes con cáncer de colon son tratados con cirugía. Algunos tienen cirugía y quimioterapia. En algunas ocasiones es necesaria una colostomía para pacientes con cáncer de colon.

Aunque la radioterapia no se usa ordinariamente para tratar el cáncer de colon, algunas veces se usa para aliviar el dolor y otros síntomas.

Tratamiento para cáncer de recto

Para todas las etapas de cáncer de recto, la cirugía es el tratamiento más común. Algunos pacientes reciben cirugía, radioterapia y quimioterapia. Casi 1 de cada 8 personas con cáncer de recto necesita una colostomía permanente.

La radioterapia puede usarse antes y después de cirugía. Algunas personas tienen radioterapia antes de la cirugía para encoger el tumor, y algunas la tienen después de la cirugía para destruir las células cancerosas que pueden haber quedado en el área. En algunos hospitales, los pacientes pueden recibir radioterapia durante la cirugía. IORT son las siglas en inglés de radioterapia intraoperativa. Los pacientes pueden recibir también radioterapia para aliviar el dolor y otros problemas causados por el cáncer.

Continúa en Cáncer de colon. Lo que usted necesita saber III