Buscar en nuestra web

Salud -> Aprende salud -> Manipulaciones vertebrales. Ruth Polo Hernandez.

 MANIPULACIONES VERTEBRALES.

INTRODUCCIÓN

La manipulación vertebral es una maniobra que a través de un movimiento corto y rápido abre las carillas articulares de la vértebra. Con ello, busca restaurar la movilidad normal en un determinado segmento vertebral y relajar la musculatura espasmada. No conlleva ningún riesgo siempre que no se sobrepasen los límites fisiológicos, pero debe ser realizada por un profesional cualificado.

La manipulación está indicada en patologías como lumbalgias, cervicalgias, tortícolis, migrañas, ciatalgias, algunas hernias discales, neuralgias, esguinces, problemas víscerales

PRINCIPIOS

 

Las técnicas de manipulación vertebral con thrust no deben en ningún caso ser hechas fuera de los limites fisiológicos de las amplitudes de movimiento.

Un thrust es aplicado paralelamente o perpendicularmente al plano articular en una de las direcciones contra la barrera de la articulación lesionada.

La amplitud del thrust debe ser lo más corta con el fin de disminuir todo lo que sea posible el estrés de los tejidos. Clásicamente utilizamos un thrust de corta amplitud y alta velocidad.

 

 

 

ACCIÓN

 

Se trata de utilizar una velocidad importante para realizar la técnica de manera que sorprendamos los sistemas de protección del músculo, entonces el músculo se encuentra estirado y los receptores de Golgi estimulados, lo que  inhibe el músculo.

 

Además se estira la cápsula articular, se activan los corpúsculos de Ruffini y éstos envían un mensaje a la médula espinal con el efecto de relajación muscular.

 

Con el thrust se corta el circuito nociceptivo, los músculos espasmados se relajan y por lo tanto se restablece el juego articular fisiológico.

 

 

EFECTOS DE CAVITACIÓN DE UNA MANIPULACIÓN CON THRUST

 

·        Crujido articular se debe a la liberación de gases (80%      de dióxido de carbono).

·        Aumento del espacio intraarticular de unos 0´88 mm, mientras que otra técnica sin thrust que no produce crujido articular se acompaña de un aumento del espacio intraarticular de 0,45 mm.

·        Los estudios de Swezey, Castellanos y Axelrod enseñan que no se producen lesiones  del cartílago y tampoco de los ligamentos.

·        El aumento de amplitud articular no se debe a la cavitación pero  sí al estiramiento de los tejidos blandos que activan los mecanorreceptores, lo que produce un reflejo medular de relajación. Por esta razón el thrust es la técnica más reflexógena.

 

 

OBJETIVOS

 

 

·         Liberar las adherencias.

·         Deslizar las carillas articulares una con respecto a la otra y   restaurar la función articular.

·         Normalizar la vascularización produciendo un reflejo neuro-vascular local y a distancia.

·         Provocar  un reflejo aferente.

 

 

 

CONTRAINDICACIONES DE LAS TÉCNICAS CON THRUST

 

·        Traumatismos (fracturas, esguinces grado 3, luxaciones).

·        Tumores óseos.

·        Infecciones (espondilodiscitis).

·        Reumatismos inflamatorios (pelviespondilitis anquilosante, artritis reumatoide, síndrome óculo‑uretro‑sinovial de REITER).

·        Síndrome de BARRE-LIOU.

·        Vasculares (aneurismas, insuficiencia vertebro- basilar).

·        Metabólicas (osteoporosis importante).

·        Congénitas (malformaciones charnela occipito‑atloidea, malformación de Arnold Chiari).

·        Síndromes hiperálgicos asociados a patologías neurológicas.

·        Psíquicos (histeria, neurosis de angustia).

·        Parálisis periférica o central.

 

Es decir, todas aquellas patologías que fragilizan los tejidos.

 

 

 

CONCLUSIÓN

  

·        Lo importante es hacer un buen diagnóstico sobre el que basar el tratamiento.

·        Con las manipulaciones nunca se “colocan” los huesos, lo que se pretende es restaurar la correcta movilidad que se ha perdido.

·        La posición del paciente y del terapeuta han de ser las correctas.

·        Las manipulaciones vertebrales siempre y cuando se hagan dentro de la amplitud articular no conllevan ningún riesgo para la articulación.

 

 

 

La manipulación vertebral es una maniobra que a través de un movimiento corto y rápido abre las carillas articulares de la vértebra. Con ello, busca restaurar la movilidad normal en un determinado segmento vertebral y relajar la musculatura espasmada. No conlleva ningún riesgo siempre que no se sobrepasen los límites fisiológicos, pero debe ser realizada por un profesional cualificado.

La manipulación está indicada en patologías como lumbalgias, cervicalgias, tortícolis, migrañas, ciatalgias, algunas hernias discales, neuralgias, esguinces, problemas víscerales